FacebookTwitter

 

Historia

Christiaan Neethling Barnard (1922-2001) y el trasplante cardíaco

Pierre Antonio Julien Morisset, Pablo Young

Revista Fronteras en Medicina 2014;(02): 0053-0057 | Doi: 10.31954/RFEM/2014002/0053-0057


Christiaan Neethling Barnard (1922-2001) nació en Sudáfrica en 1922 y se graduó en Medicina en 1946. Luego recibió dos becas para poder estudiar en la universidad de Minnesota, en Minneápolis. Habiendo regresado a Sudáfrica fue nombrado parte del equipo de cirugía cardiotorácica del Hospital Groote Schuur en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. En 1967, dirigió el equipo que realizó el primer trasplante cardiaco en un humano. Aunque su paciente falleció 18 días después, el trasplante se consideró un éxito. Barnard logró convertirse en un cirujano célebre y un referente positivo para su país de origen. En todo momento fue un personaje atractivo para la prensa, no solo por el trasplante sino también por su estilo de vida extravagante que incluyó romances con estrellas de cine. También se convirtió en una figura polémica por su personalidad, además del hecho de ser un hombre blanco en Sudáfrica durante el apartheid. Sin embargo, gracias al trabajo de Barnard muchos pacientes con enfermedades cardíacas pudieron prologar sus vidas. Fue mucho más que un cirujano común.


Palabras clave: trasplante cardiaco, trasplante, historia de la medicina.

Christiaan Neethling Barnard (1922-2001) was born in South Africa in 1922 and received his Bachelor of Medicine and Surgery (MB, ChB) in 1946. He would later receive two scholarships to study in the University of Minnesota, Minneapolis. Upon his return to South Africa he was named part of the cardiothoracic surgical team of the Groote Schuur Hospital, Cape Town South Africa. Here he would achieve his great notoriety and become a pioneer in the field of cardiac surgery. In 1967 he led the team that performed the first human to human heart transplant. Although his patient survived only 18 days, a barrier was broken. However, he was much more than an ordinary surgeon. In many ways he became the first celebrity doctor. This led to an extravagant lifestyle as evidenced by his romances with movie stars and worldwide tours. He also became a controversial figure because of his outspoken personality as well as the fact that he was a white man in South Africa during the Apartheid regime. Nevertheless his success opened the door for a renewed and prolonged life for many victims of heart disease and brought forth showers of applause upon South Africa.


Keywords: cardiac transplant, transplantation, history of medicine.


Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Hospital Británico de Buenos Aires. Para solicitudes de reimpresión a Revista Fronteras en Medicina hacer click aquí.

Recibido | Aceptado | Publicado 2014-06-30


Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Figura 1. Tapa de Time Magazine. En: http://www.time.com/time/covers/0,16641,19671215,00.html; consu...

Figura 2. Groote Schuur Hospital, Sudáfrica. http://medias.photodeck.com/2480a058-2fe2-11e0-84e2-25...

Figura 3. Barnard con Washkansky. http://ic.pics.livejournal.com/scifijunkie/1022975/536028/536028_o...

Perspectiva histórica

“El sábado, yo era un cirujano en Sudáfrica, poco conocido. El lunes, yo era una celebridad mundial” (diciembre de 1967).1,2

Así recordó el Dr. Christiaan Neethling Barnard la famosa cirugía. Fue el cirujano que encabezó el equipo que logró el primer trasplante cardíaco en humanos. Gracias a esa cirugía adquirió un nivel de aclamación y fama poco visto en el mundo de la medicina, lo cual se evidenció con su foto en la tapa de la revista Time el 15 de diciembre de 1967 (Figura 1).3 Su éxito revolucionó la cirugía y prolongó la vida de muchos pacientes con enfermedades cardíacas.4-8

Barnard nació el 8 de noviembre de 1922 en Beaufort West, Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Su padre, Adam Barnard, era un pastor y su madre, María, tocaba el órgano en la iglesia local. Era una familia de 6 hermanos, humilde, de pocos recursos económicos. Uno de sus hermanos murió a los 5 años de una enfermedad cardíaca, lo que quizá determinó su interés por la Cardiología.4

Se graduó en la Beaufort West High School en 1940 y en 1946 se recibió de Médico Cirujano en la Universidad de Ciudad del Cabo. Fue un alumno regular, sin haberse destacado. Por razones económicas, tuvo que caminar más de 8 kilómetros diarios para llegar a la universidad.5

Cumplió su internado en el Groote Schuur Hospital de Ciudad del Cabo (Figura 2) y en 1948 se casó con Aletta Louw, una enfermera del hospital. Tuvieron 2 hijos, Andre y Deirdre. Luego de haberse casado se mudaron a Ceres, un pueblo en Western Cape, donde ejerció como médico de familia. En 1951 regresó a Ciudad del Cabo, al Groote Schuur Hospital como Senior resident medical officer. Durante el día completaba su formación práctica y de noche estudiaba en la Universidad de Ciudad del Cabo. En 1953 se doctoró con su tesis The treatment of tuberculous meningitis.6

Gracias a sus títulos pudo acceder a una residencia de cirugía bajo la enseñanza del profesor J. Erasmus. En 1956 recibió dos becas, la Charles Adams Memorial Scholarship y la Dazian Foundation Bursar, para poder estudiar en la Universidad de Minnesota, Minneápolis, en los Estados Unidos. En esos dos años, aprendió de Richard Varco y Walton Lillehei como corregir muchos defectos cardíacos congénitos. En 1958 recibió, de dicha Universidad, el grado de Master of Science in Surgery (con un trabajo titulado The aortic valve - problems in the fabrication and testing of a prosthetic valve) y un PhD (el título de su tesis fue: The aetiology of congenital intestinal atresia) en cirugía7.

Posteriormente, regresó a la Universidad de Ciudad del Cabo y al Groote Schuur Hospital como especialista en cirugía cardiotorácica. Tres años después fue nombrado Jefe del Departamento de Cirugía Cardiotorácica y en 1962 profesor de cirugía en la Universidad.8

Primer trasplante cardíaco

El 3 de diciembre de 1967, Denise Darvall, una mujer de 25 años, que había sufrido politraumatismo y lesiones cerebrales masivas falleció en el Groote Schuur Hospital. Era del mismo grupo sanguíneo que Louis Washkansky (Figura 3), hombre de 55 años con diabetes e insuficiencia cardíaca por enfermedad coronaria. Washkanksy era paciente de Barnard. Ante una muerte inminente, Barnard le propuso como solución un trasplante cardíaco, algo jamás intentado en humanos. Washkansky aceptó la cirugía. El equipo de Barnard consideró que Washkansky tenía un 80% de posibilidades de sobrevivir a la operación y “para un hombre que se está muriendo, no es una decisión difícil, porque sabe que está llegando al final”, escribiría después Barnard; “Si un león te acorrala a la orilla de un río infestado de cocodrilos, tienes que tirarte al agua convencido de que contarás con una oportunidad de nadar hasta la otra margen”.9,10

El 3 de diciembre de 1967 a la medianoche se inició la histórica operación, llevada a cabo por un equipo de veinte cirujanos bajo la dirección de Barnard. Rodney Hewitson, jefe de ayudantes, abrió el tórax de Washkansky y “el corazón del enfermo quedó a plena vista”, escribió Barnard más tarde, “agitándose como un mar embravecido, amarillo por medio siglo de tormentas, pero aun veteado por las azules corrientes de sus profundidades”.9 Entretanto, Denise Darvall se conservaba “viva” gracias a un respirador. Barnard lo apagó y en breve tiempo abrió el tórax y extrajo el corazón. Lo colocó en un recipiente de solución salina helada y lo llevó al quirófano principal donde lo conectaron a una bomba que hacía circular la sangre de Washkansky.11,12

Barnard extrajo el corazón hipertrofiado de Washkansky y dejó un colgajo que se suturaría al órgano trasplantado, el cual fue acomodado en el tórax vacío del paciente. Usando hilo de seda y dos agujas, inició la delicada tarea de coser en su lugar el corazón trasplantado, para lo cual se tenía que apagar la bomba que suministraba sangre al órgano. Pasaron casi 20 minutos en que el corazón no recibió sangre ni oxígeno. Cuando finalmente dio el último punto de sutura, se volvió a conectar la bomba y el corazón comenzó a llenarse de sangre nuevamente. Para hacerlo latir de nuevo, se le aplicó una descarga eléctrica. El corazón empezó a palpitar una y otra vez sin cesar. Desconectaron el respirador y ocho horas después de haber iniciado la operación, llevaron al paciente a su habitación. Para evitar el rechazo del órgano se usó una combinación de irradiación local, hidrocortisona, azatioprina, prednisona y actinomicina C, y con el fin de reforzar las condiciones de esterilidad, se llevó a cabo un estricto control microbiológico del paciente, del personal en contacto con él, de las habitaciones y del instrumental.6-12

El 15 de diciembre, doce días después de la cirugía, presentó una neumonía por Pseudomonas. A pesar de los esfuerzos de Barnard y sus colegas, Washkansky murió el 21 de diciembre. Su nuevo corazón, implantado 18 días antes, funcionó perfectamente hasta el último momento.6-9

El éxito de la cirugía catapultó Barnard hacia la fama a pesar de la muerte de Washkansky. Recibió todo tipo de honores y distinciones, convirtiéndose en el personaje popular del momento. El 2 de enero de 1968, realizó el segundo trasplante cardíaco. Esta vez el receptor fue Philip Blaiberg y el donante Clive Haupt. Gracias a cambios en el método de inmunosupresión, Blaiberg vivió 563 días después de la operación.8

Como sucede con cualquier avance científico o médico, las contribuciones individuales, por importantes que sean, siempre se levantan sobre experiencias previas, haciendo alusión la conocida frase que se adjudica al monje francés Bernardo de Chartres (1050-1153): “He podido ver más allá por estar parado sobre las espaldas de un gigante”.13

No puede dejarse en el olvido al cirujano vascular francés Alexis Carrell, premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1912, quien, junto con Charles Guthrie, llevó a cabo el primer trasplante cardíaco heterotópico en un perro en 1905, y cuya contribución al trasplante cardíaco fue reconocida por Barnard en la primera página del artículo en el que relató su propia gesta.9

El comienzo de la era moderna del trasplante puede situarse tras la Segunda Guerra Mundial con la serie de trasplantes renales de cadáver llevada a cabo por David Hume en el Peter Bent Brigham Hospital de Boston. Aunque entonces no se utilizaba la terapia inmunosupresora, varios injertos funcionaron durante algún tiempo. El 23 de diciembre de 1954, John Merrill, Joseph Murray y Hartwell Harrison trasplantaron un riñón de donante vivo a un gemelo idéntico, demostrando que era posible revertir la insuficiencia renal. Este éxito fue el puntapié inicial para la investigación en nuevas técnicas operatorias para el trasplante de órganos.14,15

Además, para el desarrollo de la cirugía cardíaca fue de importancia crucial la introducción de la hipotermia en 1953 y de la máquina de perfusión cardiopulmonar. Estos avances hicieron que por primera vez fuera posible mantener con vida al receptor y operar en un corazón inmóvil y exangüe. Así, a comienzos de la década de los años cincuenta, básicamente quedaba pendiente poner a punto la técnica quirúrgica y lograr la inmunosupresión para evitar el rechazo.16

La técnica para el trasplante ortotópico de corazón, que permitía dejar intactas ambas aurículas del receptor, fue descrita en 1959 por Cass y Brock (Guy’s Hospital, Londres), aunque con muy malos resultados en términos de supervivencia. Al año siguiente Norman E. Shumway, jefe del Departamento de Cirugía Cardíaca de la Stanford Medical School, que contaba con un equipo con gran habilidad en el quirófano, publicó los primeros resultados alentadores en perros utilizando la misma técnica. Pero Shumway y colaboradores continuaron trabajando y en 1961 acabaron de perfilar su protocolo para el trasplante de corazón en perros, que les permitía lograr supervivencias comprendidas entre 6 horas y 8 días. Sería la Universidad de Misisipí la primera en solicitar un permiso para realizar una prueba en pacientes y, también, en comunicar el fracaso que supuso, en enero de 1964, el primer intento de trasplantar a un individuo un corazón procedente de un chimpancé, pues sus ventrículos no eran capaces de manejar el volumen de sangre que recibían de las aurículas.6-8

A medida que las dificultades operatorias iban superándose, el problema del rechazo inmunológico que rodea este tipo de trasplantes empezó a captar la atención de los cirujanos cardíacos, especialmente cuando, a partir de 1960, se introdujo en el trasplante renal el uso de ciclofosfamida, metotrexato y prednisona como inmunosupresores. En este sentido fue decisivo el trabajo de Blumenstock, que pudo demostrar que el empleo de metotrexato en perros con un injerto ortotópico de corazón retrasaba considerablemente el rechazo.16

El hecho de que el primer trasplante cardíaco de donante humano se convirtiera en una realidad no fue una sorpresa dentro del ámbito de la Medicina. Los progresos verificados, sobre todo en Cirugía, Inmunología, Bioquímica y otros campos, habían allanado mucho el camino.

¿Quién era Naki?

Durante años se afirmó que la extracción del corazón del donante la había efectuado el sudafricano de raza negra Hamilton Naki (1926-2005), un empleado sin formación académica que constaba oficialmente como jardinero en los registros de la Universidad de Ciudad del Cabo pero que, gracias a su habilidad quirúrgica, reconocida por el propio Barnard, desde los años 50 trabajaba como técnico del laboratorio de investigación. En 2003, doce años después de su jubilación, se le otorgó el grado de médico honoris causa de la Universidad de Ciudad del Cabo y la Orden Nacional de Mapungubwe, uno de los honores de más alto rango en Sudáfrica, debido a su dedicación a la investigación. Como Naki era contemporáneo del régimen del apartheid, no recibió formación académica ni pudo ser reconocido por sus aportes.17,18

La controversia comenzó cuando a raíz de la presión mediática, se llegó a decir que fue Naki el que extrajo el corazón del donante durante el primer trasplante en 1967. En su obituario, al menos dos revistas médicas (BMJ y Lancet) y tres diarios (The Independent, The New York Times y The Economist) publicaron que Naki había participado en el primer trasplante cardíaco gracias a la gestión de Christiaan Barnard, quien había pedido al hospital permiso para que Naki formara parte del equipo y que fue Naki y no Barnard el que extrajo el corazón de Denise Darvall durante la famosísima operación.17-19

Menos de dos meses después, la prensa internacional retractó lo anteriormente dicho. The Economist dijo que su publicación fue en base a lo que dijo Naki en una entrevista. Cirujanos del hospital aseguraron que Naki ni siquiera había participado del primer trasplante.

Marius Barnard, el hermano de Christiaan, dijo de Naki: “rubbish, a joke, it’s a total distortion of the facts” y que durante el trasplante Naki se encontraba “in his bed, about 8 km away from Groote Schuur”.

¿Por qué Sudáfrica?

Cuando alguien lee sobre la historia del primer trasplante cardíaco, siempre surge la pregunta: ¿Por qué Sudáfrica y no los Estados Unidos o Europa? Lo que hay que saber es que en Ciudad del Cabo, en la década de los 60, el nivel de medicina era muy avanzado. Había un intercambio entre el Groote Schuur Hospital y la facultad de medicina local. El gobierno provincial becaba a los médicos del Groote Schuur Hospital para que viajaran a Europa y a los Estados Unidos con el fin de que a su regreso pudieran diseminar toda esa sabiduría y todas esas nuevas técnicas en Sudáfrica. Conjuntamente, a diferencia de los Estados Unidos y Europa, Sudáfrica era mucho más permisivo con los temas éticos y legales.

En los años 60, en Sudáfrica, la remoción de un corazón era un tema mucho menos polémico, mucho más aceptado. En los Estados Unidos la posición frente a este tipo de operaciones era que el procedimiento era más letal que la propia enfermedad para el donante. En ese clima ético-legal apareció la figura de un médico ambicioso llamado Christiaan Barnard, listo a arriesgarse para desafiar al mundo.

Continuando con su biografía, en 1970 se divorció de su primera esposa, madre de sus primeros hijos, que se suicidó en 1984. Aquel año, se casó con Bárbara Zoellner de 19 años, hija del multimillonario alemán Frederick Zoellner.4-8

En 1974 realizó, por primera vez en el mundo, un doble trasplante de corazón, que consistió en añadir un corazón más sano a otro enfermo para ayudarlo a cumplir sus funciones. Pero sus experimentos en el quirófano terminarían, tarde o temprano, en fracaso. En 1979 se negó a participar en una operación de trasplante de cabeza por encontrar la idea impracticable y “probablemente inmoral”.4,6

En 1981, la artrosis que padecía desde 1956 se agravó hasta impedirle operar sin poner en riesgo la vida del paciente.4,8

En 1982, Barnard y su esposa Bárbara se divorciaron. Enseguida, Barnard intentó rehacer su vida con una modelo 41 años más joven que él, Karen Setzkorn. Se casaron en 1983 y tuvieron dos hijos, Armin y Lara; esta última nacida cuando Barnard contaba 74 años.8

En 1983, después de trabajar dos años en el Instituto de Trasplante de Oklahoma en los Estados Unidos, abandonó definitivamente la cirugía. Había realizado alrededor de 140 trasplantes.

A partir de 1987 se dedicó a la investigación médica y dirigió cuatro equipos distintos: uno en el Instituto Max Planck, uno en la Universidad de Heidelberg, un tercero en la Universidad de Oklahoma de los EE.UU. y por último otro en Suiza. Además de coordinar esos equipos, se ocupó de su inmensa granja de ovejas cerca de Ciudad del Cabo.4-8

En 1993 publicó su autobiografía “La segunda vida”. En sus viajes y conferencias insistía en lo que fue la obsesión de sus últimos días: la necesidad de la donación de órganos.

El 2 de septiembre 2001 falleció en Chipre a los 78 años, a su regreso de una gira por Alemania y Estados Unidos para promocionar su libro 50 caminos hacia un corazón sano, víctima de un ataque de asma, no de un ataque cardíaco como publicó la prensa a las pocas horas del fallecimiento.20

El poema El éxito comienza con la voluntad, de Christiaan Barnard, condensa el secreto de su proeza:10

Si piensas que estás vencido, ya lo estás.

Si piensas que no te atreves, no lo harás.

Si piensas que te gustaría ganar, pero que tú no puedes, nunca lo lograrás.

Si piensas que perderás, ya has perdido;

Porque ya verás tú también que en el Mundo, todo éxito comienza con la Voluntad;

Todo está en la actitud y el estado mental.

Porque muchas carreras se han perdido mucho antes de haberse corrido;

Muchos son los que por cobardes fracasaron antes de haber comenzado su trabajo.

Piensa en grande y tus hechos crecerán; piensa en pequeño y te quedarás atrás.

Piensa que tú puedes, y sí podrás: todo está en la actitud y el estado mental.

Si crees que estás en desventaja, lo estás.

Tienes que pensar bien para elevarte.

Tienes que estar seguro de ti mismo antes de intentar ganar un premio.

La batalla de la vida no siempre la gana quien es más alto, más fuerte o más ligero.

Tarde o temprano, el ser humano que gana es aquel que tiene fe en que sí puede hacerlo.

Escribió más de 200 trabajos en revistas indexadas que versaron sobre diferentes tópicos en relación con la Cardiología principalmente.

En Argentina, el primer trasplante de corazón lo realizó el doctor Miguel Bellizzi (1926-1991) el 31 de mayo de 1968, en la Clínica Modelo de Lanús, y fue el segundo en Latinoamérica y el número 18 en el mundo.21

El 28 de junio de 1968 se realizó el primer trasplante de corazón en Chile y tercero en América Latina. Lo realizó el doctor Jorge Kaplán Meyer en el Hospital Naval Almirante Nef, de Valparaíso.22

Hoy en día, cada año en 223 centros del mundo se realizan aproximadamente 3.500 trasplantes. La sobrevida actuarial a los 9,4 años del trasplante cardíaco es del 50% y es el tratamiento de elección para el manejo de la insuficiencia cardíaca terminal.23

A modo de conclusión, el 3 de diciembre 1967, Christiaan Barnard cambió el mundo y revolucionó la medicina. Logró lo imposible, trasplantar un corazón humano. Fue en todo momento un personaje atractivo para la prensa. Airearon sus tres matrimonios, otros tantos divorcios y sus romances con estrellas de cine como Gina Lollobrigida y Sophia Loren. También fue un personaje controvertido por su manera de ser, además del hecho de ser un hombre blanco en Sudáfrica durante el apartheid. Se pronunció en contra del régimen del apartheid sudafricano y confesó haber practicado la eutanasia, entre ellas la de su propia madre. Fue un hombre con un gran ego, de poca modestia, cosa que se refleja en su autobiografía, donde dice “Mi popularidad era tan grande como la de Mandela”.

Abstract

Christiaan Neethling Barnard (1922-2001) and the cardiac transplant

Christiaan Neethling Barnard (1922-2001) was born in South Africa in 1922 and received his Bachelor of Medicine and Surgery (MB, ChB) in 1946. He would later receive two scholarships to study in the University of Minnesota, Minneapolis. Upon his return to South Africa he was named part of the cardiothoracic surgical team of the Groote Schuur Hospital, Cape Town South Africa. Here he would achieve his great notoriety and become a pioneer in the field of cardiac surgery. In 1967 he led the team that performed the first human to human heart transplant. Although his patient survived only 18 days, a barrier was broken. However, he was much more than an ordinary surgeon. In many ways he became the first celebrity doctor. This led to an extravagant lifestyle as evidenced by his romances with movie stars and worldwide tours. He also became a controversial figure because of his outspoken personality as well as the fact that he was a white man in South Africa during the Apartheid regime. Nevertheless his success opened the door for a renewed and prolonged life for many victims of heart disease and brought forth showers of applause upon South Africa.

Keywords: cardiac transplant, transplantation, history of medicine.

  1. BBC News. Christiaan Barnard: Single-minded surgeon. Disponible en: http://news.bbc.co.uk/2/hi/health/1470356.stm [consultado el 27 de noviembre de 2013].

  2. BBC Health. BBC News Online. People and discoveries: Christiaan Barnard. Disponible en: http://www.pbs.org/wgbh/aso/databank/entries/bmbarn.html [consultado el 10 de diciembre de 2013].

  3. Time Magazine. Dr. Christiaan Barnard; Dec. 15, 1967. Disponible en: http://www.time.com/time/covers/0,16641,19671215,00.html [consultado el 11 de diciembre de 2013].

  4. Hoffenberg R. Christiaan Barnard: his first transplants and their impact on concepts of death. BMJ 2001;323:1478-1480.

  5. Cooper DKC, Cooley DA. Christiaan Neethling Barnard: 1922-2001. Circulation 2001;104:2756-2757.

  6. Reynolds J, Cediel JF, Payán C. Christiaan Barnard: 40 años del primer transplante de corazón humano. Colomb Med 2007;38:440-442.

  7. Massad M. Christiaan Neethling Barnard (1922-2001). J Thorac Cardiovasc Surg 2002;123:1-2.

  8. Mas AM. Christiaan Barnard: el comienzo de una nueva era. Revista de Humanidades 2009;2:208-215.

  9. Barnard CN. The operation. A human cardiac transplant: an interim report of a successful operation performed at Groote Schuur Hospital, Cape Town. S Afr Med J 1967;41:1271-1274.

  10. Barnard CN. Human Heart Transplantation. Canad Med Ass J 1969;100:91-104.

  11. Patterson C, Patterson KB. The history of heart transplantation. Am J Med Sci 1997;314:190-197.

  12. First Human Heart Transplant. To Transplant and Beyond. Disponible en: http://www.heart-transplant.co.uk/barnard.html [Consultado el 11 de diciembre de 2013].

  13. Kotsias BA. Alguna vez ardió Troya. Homero y la generación espontánea. Medicina (Buenos Aires) 2002;62:377-378.

  14. Morris PJ. Transplantation — a medical miracle of the 20th century. N Engl J Med 2004;351:2678-2680.

  15. Sayegh MH, Carpenter CB. Transplantation 50 years later – progress, challenges, and promises. N Engl J Med 2004;351:2761-2766.

  16. Nankivell BJ, Alexander SI. Rejection of the Kidney Allograft. N Engl J Med 2010;363:1451-1462.

  17. Kapp C. Hamilton Naki. Lancet 2005;366:22.

  18. Richmond C. Obituary. Hamilton Naki. BMJ 2005;331:519-527.

  19. Altman LK. Christiaan Barnard, 78, Surgeon For First Heart Transplant, Dies. The New York Times. http://www.nytimes.com/2001/09/03/world/christiaan-barnard-78-surgeon-for-first-heart-transplant-dies.html?pagewanted=all [Consultado el 12 de diciembre de 2013].

  20. Kyriakides R. Autopsy confirms asthma killed Barnard. Cyprus mail (septiembre, 2001). URL disponible en: http://www.hri.org/news/cyprus/cmnews/2001/01-09-05.cmnews.html [Consultado el 12 de diciembre de 2013].

  21. Bellizzi ME, Ruggiero HA, Rua HA, Diaz R, Salgado C, Lancestremere R, et al. [Trasplante cardiaco. Experiencia quirúrgica en dos casos. Prensa Med Argent 1969;56:512-521.

  22. Morán S. El trasplante cardíaco: situación actual. Rev Med Chil 1990; 118: 73-8. Review.

  23. Novitzky D. Trasplante cardíaco. Rev Argent Cardiol 2007;75:390-397. Review.

Autores

Pierre Antonio Julien Morisset
Alumno de Medicina de la Pontificia Universidad Católica Argentina.
Pablo Young
Servicio Clínica Médica, Hospital Británico de Buenos Aires. Profesor Titular de Historia de la Medicina de la Pontificia Universidad Católica Argentina, Argentina..

Autor correspondencia

Pablo Young
Servicio Clínica Médica, Hospital Británico de Buenos Aires. Profesor Titular de Historia de la Medicina de la Pontificia Universidad Católica Argentina, Argentina..

Correo electrónico: pabloyoung2003@yahoo.com.ar

Para descargar el PDF del artículo
Christiaan Neethling Barnard (1922-2001) y el trasplante cardíaco

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Revista Fronteras en Medicina, Volumen Año 2014 Num 02

Haga click aquí

Auspicios

Revista Fronteras en Medicina
Número 02 | Volumen 9 | Año 2014

Titulo
Christiaan Neethling Barnard (1922-2001) y el trasplante cardíaco

Autores
Pierre Antonio Julien Morisset, Pablo Young

Publicación
Revista Fronteras en Medicina

Editor
Hospital Británico de Buenos Aires

Fecha de publicación
2014-06-30

Registro de propiedad intelectual
© Hospital Británico de Buenos Aires

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.

Auspicios


Hospital Británico de Buenos Aires
Perdriel 74 (1280AEB) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina |Argentina | tel./fax (5411) 4309 - 6400 | www.hospitalbritanico.org.ar

Hospital Británico de Buenos Aires | ISSN 2618-2459 | ISSN digital 2618-2521

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión 2.2.1.3 ST