FacebookTwitter

 

Caminos críticos

Guía de elección de la vía de alimentación en pacientes internados

Sebastián P Chapela, María J Reberendo, Natalia D Llobera

Revista Fronteras en Medicina 2022;(02): 0131-0132 | Doi: 10.31954/RFEM/2022002/0131-0132


Este artículo no contiene resumen

Este artículo no contiene abstract




Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Hospital Británico de Buenos Aires. Para solicitudes de reimpresión a Revista Fronteras en Medicina hacer click aquí.

Recibido 2022-05-11 | Aceptado 2022-05-30 | Publicado 2022-06-30


Esta revista tiene libre acceso a descargar los artículos sin costo (Open Acces), además se encuentra indizada en Latindex y LILACS (BVS.org) y en proceso de incorporación en el núcleo básico de revistas del CONICET.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Figura 1. Algoritmo de elección de vía de alimentación.

Introducción

La desnutrición hospitalaria es muy frecuente en nuestro ámbito. Si bien al ser una institución privada y nuestra cohorte de pacientes tiene acceso a fuentes de alimentos en su domicilio, con lo cual la desnutrición primaria no es altamente prevalente, trabajamos en un hospital de alta complejidad, con lo cual la desnutrición secundaria es muy importante. Hay registros latinoamericanos que indican que la desnutrición (usando diferentes herramientas para el diagnóstico) en pacientes internados al ingreso puede alcanzar cerca del 50%, y que luego de 2 semanas de internación puede llegar al 80%1-3.

En una presentación previa hemos desarrollado distintas herramientas para el tamizaje de pacientes en riesgo nutricional y herramientas estructuradas para el diagnóstico de desnutrición4. En la presente exposición desarrollaremos el camino para elegir la vía de alimentación de los pacientes internados.

Camino crítico

Una vez determinada la necesidad de soporte nutricional, el primer punto a evaluar para elegir la vía de alimentación es determinar si el tracto gastrointestinal está funcionante5,6. En caso de íleo, perforación, hemorragia digestiva activa, fístula de alto débito no controlada, el tracto gastrointestinal debe quedar en reposo y la vía de alimentación es la parenteral. Para esto contamos con 2 tipos de bolsas de alimentación parenteral: una estándar, con bolsas de 3 cámaras que se encuentran disponibles en el depósito del hospital los 7 días de la semana en cualquier horario, y las bolsas “magistrales” o “compounding”, las cuales se formulan de acuerdo con los requerimientos específicos de los pacientes y se solicitan todos los días a un laboratorio especializado para su composición. Además, la nutrición parenteral puede ser por vía periférica o por un acceso central. Recordemos que los accesos centrales por los cuales pueden ser utilizadas las nutriciones parenterales son vías centrales, catéteres PICC y Hickman. La limitante para elegir un acceso u otro es la osmolaridad de la preparación, y, a su vez, la osmolaridad está determinada por la cantidad de nutrientes (glucosa y aminoácidos) e iones. Por lo tanto, las fórmulas de menor osmolaridad usadas por vías periféricas tienen menor cantidad de nutrientes, y no son aptas para nutriciones parenterales totales o por largo tiempo7-9. Es importante siempre que se está al lado del paciente revisar el tipo de nutrición parenteral y el acceso por el cual está pasando.

En caso de que el tracto gastrointestinal esté funcionante, pero el sensorio no sea apto o la deglución evaluada por el servicio de fonoaudiología no sea apta, se elige la nutrición enteral. Además, se elige la nutrición enteral en caso de que el paciente no alcance de manera volitiva los requerimientos nutricionales por vía oral, esto evaluado por el Servicio de Alimentación con un recuento calórico proteico. La alimentación enteral puede ser administrada por distintos accesos: sondas que se introducen por nariz alcanzando el estómago (nasogástrica) o el duodeno o intestino delgado (nasoenteral)10. Estas sondas pueden ser sondas K-108 o K-109 y K-1011. Esta última por el grosor y porque la pieza conectora con la tubuladura tiene una sola salida, se recomienda dejar solo para drenaje. Se recomienda no usar sondas de alimentación por no más de 4 a 6 semanas, ya que aumenta el riesgo de complicaciones como úlceras, sinusitis, etc12. En caso de alimentación prolongada, se cuenta con otros tipos de accesos, como gastrostomías, que se pueden realizar vía endoscópica o quirúrgica (la primera es la menos cruenta para el paciente) o yeyunostomías de realización quirúrgica13.

Finalmente se cuenta con los suplementos nutricionales orales. Estos suplementos se utilizan en aquellos pacientes que tienen un sensorio apto, deglución apta, pero no alcanzan los requerimientos calóricos-proteicos diarios, ya sea porque estos están aumentados o porque disminuyó la ingesta6. Para usar estos suplementos, la brecha entre los requerimientos y la ingesta no debe ser muy amplia, por lo tanto, el paciente debe ser evaluado por el Servicio de Alimentación o de Soporte Nutricional. Es fundamental que el suplemento nutricional no reemplace las comidas, por lo que debe ser administrado alejado de ellas. En caso de que la brecha entre los requerimientos nutricionales y la ingesta sea muy amplia, se deberá optar por nutrición enteral suplementaria. En la Figura 1 se resume el algoritmo de elección de vía de alimentación.

  1. Vallejo KP, Martínez CM, Matos Adames AA, et al. Current clinical nutrition practices in critically ill patients in Latin America: A multinational observational study. Crit Care 2017;21(1):1-11.

  2. Bendavid I, Singer P, Theilla M, et al. Nutrition Day ICU: A 7 year worldwide prevalence study of nutrition practice in intensive care. Clin Nutr 2017;36(4):1122-9.

  3. Correia MITD, Perman MI, Waitzberg DL. Hospital malnutrition in Latin America: A systematic review. Clin Nutr 2017;36(4):958-67.

  4. Chapela SP, Reberendo MJ. Guías de screening y valoración nutricional de pacientes internados en sala general. Fronteras en Medicina 2021;16(3):205-9.

  5. Mcclave SA, Taylor BE, Martindale RG, et al. Guidelines for the Provision and Assessment of Nutrition Support Therapy in the Adult Critically Ill Patient : Society of Critical Care Medicine (SCCM) and American Society for Parenteral and Enteral Nutrition (A.S.P.E.N.). J Parenter Enter Nutr 2016;40(2):159-211.

  6. Singer P, Blaser AR, Berger MM, et al. ESPEN guideline on clinical nutrition in the intensive care unit. Clin Nutr 2019;38(1):48-79.

  7. Menéndez AM, Farías SS, Servant R,et al. Contenido de aluminio en componentes individuales utilizados para preparar mezclas de nutrición parenteral en Argentina, y su comparación con la legislación internacional. Nutr Hosp 2014;29(6):1380-7.

  8. Hall JW. Safety, cost, and clinical considerations for the use of premixed parenteral nutrition. Nutr Clin Pract 2015;30(3):325-30.

  9. Derenski K, Catlin J, Allen L. Parenteral Nutrition Basics for the Clinician Caring for the Adult Patient. Nutr Clin Pract 2016;31(5):578-95.

  10. Powers J, Chance R, Bortenschlager L, et al. Bedside Placement of Small-Bowel Feeding Tubes. Crit Care Nurse 2003;23(1):16-24.

  11. Blumenstein I, Shastri YM, Stein J. Gastroenteric tube feeding: Techniques, problems and solutions. World J Gastroenterol 2014;20(26):8505-24.

  12. DeLegge MH. Enteral Access and Associated Complications. Gastroenterol Clin North Am 2018;47(1):23-37.

  13. Chen W, Sun C, Wei R, et al. Establishing Decision Trees for Predicting Successful Postpyloric Nasoenteric Tube Placement in Critically Ill Patients. J Parenter Enter Nutr 2018;42(1):132-8.

Autores

Sebastián P Chapela
Universidad de Buenos Aires, Facultad de Medicina, Departamento de Bioquímica Humana 2. Hospital Británico de Buenos Aires, Equipo de Soporte Nutricional.
María J Reberendo
Hospital Británico de Buenos Aires, Equipo de Soporte Nutricional.
Natalia D Llobera
Hospital Británico de Buenos Aires, Equipo de Soporte Nutricional. Hospital Británico de Buenos Aires, Servicio de Clínica Médica.

Autor correspondencia

Sebastián P Chapela
Universidad de Buenos Aires, Facultad de Medicina, Departamento de Bioquímica Humana 2. Hospital Británico de Buenos Aires, Equipo de Soporte Nutricional.

Correo electrónico: spchapela@hotmail.com

Para descargar el PDF del artículo
Guía de elección de la vía de alimentación en pacientes internados

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Revista Fronteras en Medicina, Volumen Año 2022 Num 02

Haga click aquí

Auspicios

Titulo
Guía de elección de la vía de alimentación en pacientes internados

Autores
Sebastián P Chapela, María J Reberendo, Natalia D Llobera

Publicación
Revista Fronteras en Medicina

Editor
Hospital Británico de Buenos Aires

Fecha de publicación
2022-06-30

Registro de propiedad intelectual
© Hospital Británico de Buenos Aires

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.

Auspicios


Hospital Británico de Buenos Aires
Perdriel 74 (1280AEB) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina |Argentina | tel./fax (5411) 4309 - 6400 | www.hospitalbritanico.org.ar

Hospital Británico de Buenos Aires | ISSN 2618-2459 | ISSN digital 2618-2521

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión 2.2.1.3 ST