FacebookTwitter

 

Carta al Editor

La betagotada – Lamentango Lamento insular en tiempo de tango

Arturo Rolla

Revista Fronteras en Medicina 2015;(03):0130-0132 


Este artículo no contiene resumen

Este artículo no contiene abstract




Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Hospital Británico de Buenos Aires. Para solicitudes de reimpresión a Revista Fronteras en Medicina hacer click aquí.

Recibido | Aceptado | Publicado 01-09-2015

Figura 1. El Dr. Arturo Rolla, en la conferencia “De obesidad a diabetes de tipo 2. Falla y fatiga...

Figura 2. El Dr. Arturo Rolla y el guitarrista Carlos Pino Enríquez (Hospital Británico de Buenos...

 

Tragedia metabólica en dos patogenias de Resistencia y Fatiga con un dejo de inmunidad
En-Do Mayor

Tango que me hiciste mal

y sin embargo te quiero

porque sos el mensajero,

como insulina al final,

una azúcar, otro quejas,

en membranas y arrabal!

 

La vida es una tragedia

que hay bailar como un tango,

por eso les va a contar,

muy frustrada y fatigada,

de resistencia y traiciones,

su historia, betagotada!

 

Yo soy la célula beta,

que controla a la glucosa

cuando sube en las comidas

segregando mi insulina,

y no dejo que excursione

ni que se escape en la orina…

 

Con mis hermanas vivimos

dentro del páncreas ocultas

en islas bien irrigadas,

que como Ustedes sabrán,

es zona residencial

que se llama Langerhán!

 

Dos canadienses primero

se acercaron a mis islas

para encontrar mis funciones,

aunque impura me inyectaron

salvando pilas de vidas

y en Toronto nos recuerdan

con dos lámparas votivas

 

Yo dirigía una orquesta,

pero de metabolismo!

No es una tarea fácil

y a veces hasta imposible

porque “órganos” son todos

así es que no es tan factible.

 

Yo siempre supe acoplar,

no en copla sino en función,

al azúcar de la sangre

con toda mi secreción

pa’que no suba muy alta

ni que le venga un “bajón”

 

Yo me entero del azúcar

que circula por mi esquina

porque tengo en la membrana

una puerta muy veloz,

que es por todos conocida:

¡El transportador GLUT 2!

 

Una vez que la glucosa

se adentre en mi citoplasma

con glicólisis la quemo

y el ATP le produzco.

Cuando preciso energía

ahí es donde yo me rebusco.

 

EL ATP energizado

va nadando entre organelos

hacia la bomba e’potasio

un receptor de membrana,

que, como yo, es del SUR

y así el voltaje se gana!

 

SUR, receptor y después,

un canal como el Riachuelo,

que abre y se cierra a la par,

uno al potasio, otro al barco

pero canales al fin

para pasar por el charco

 

SUR, receptor y después,

va el voltaje de membrana

como una luz de almacén

para que el calcio se meta

causando una exocitosis

en una célula beta!

 

Del islote era la Reina

cuando mostraba mis gránulos

rebosantes de insulina,

arrabalera y pebeta,

todo el barrio me gritaba:

“Tanguera célula beta!”…

 

“...La beta baila un tango

como ninguna

y larga la insulina

del corazón

con un ritmo canyengue

de un bandoneón”

 

Las penas de mi llorar

son mis fallas y fatigas,

yo que fui noble y muy fiel

ahora estoy tan agotada:

Mi secreción de insulina

se ha ido de poco a nada!

 

Comenzó hace muchos años

con pastas, vinos y asados…

Triglicéridos se hicieron

engordando despacito,

de las nalgas al abdomen,

y por cada adipocitoI

 

Había sido que la grasa

se va llenando y llenando

hasta que llega a ese punto

en que dice “No va más”,

y después sólo te queda

que te hagan un bypass!

 

Las grasas deben quedar

siempre dentro de la grasa,

en perchas de glicerol

empaquetadas de a tres

y si llegan a escapar

se pone todo al revés

 

Cuando la grasa se agranda

y sus células explotan

los macrófagos que vienen

arman tal inflamación

que hasta la grasa se escapa

por causa de la explosión!

 

Macrófagos, interleucinas,

complemento, TNF,

armaron tanto desbole

que a toda esa batahola

no le canta ni Gardel

ni le compone Piazzolla!

 

Toda esa grasa escapada

por el músculo se mete

y hasta al hígado le alcanza.

Y cuando todo se engrasa

del receptor y el GLUT 4

la respuesta se hace escasa

Esto es más que resistencia,

¡Es una revolución!

Las glucemias aumentaban

y yo para compensar

hora a hora, día a día

¡no dejé de trabajar!

 

Mi fatiga es la reacción

de tanta hipersecreción.

Peor que ser insolente

es hacerse resistente

¡como el malevo en la cana

borracho con aguardiente!

 

Yo me quedé muy confusa

como ateo en procesión

sobre todo que sabía

con mis años de experiencia

que el efecto de insulina

no tendría resistencia.

 

Si el arrabal periférico

no me quizo responder

saqué más Proinsulina

y con más Péptido C

¡que el que sabe lo que hace

siempre se tiene más fe!

 

Trajeron glibenclamida

para cerrar mis canales

forzándome a segregar

y yo me entré a retobar.

¡Le metí una hipoglucemia

que no se van a olvidar!

 

Muchos agentes orales

de varias generaciones

me dieron por varios años

pero sólo a Metformina

yo la canonizaría

como Santa y medicina!

 

Incretinas ya no vienen

ni siquiera a estimularme,

nadie quiere consolarme

en mi aflicción

desde el día en que fallaba

siento el óxido en los Golgis,

decí por Dios que me han hecho

y por qué no al Glucagón!

 

Adios, hermanas,

compañeras de mi islote,

barra querida

de aquellos páncreas…

Se ha terminado para mí la exocitosis,

mis mitocondrias ya no pueden más!

Ya nunca me verás

como me vieras

recostada en un islote

de esa villa suburbana

controlando la glucemia

como hice cada mañana!

 

Aunque te venga de a UNO

o que te ataquen de a DOS,

que te agarre una apoptosis

o el amiloide te inunde,

la que te jodés sos vos

y así tu vida se funde…

 

Y lo más triste del caso

es que ahora ya agotada,

cuesta abajo en la pendiente,

me comienzan a tratar

con mi fruto, la insulina,

que me hace descansar!

 

Y a unas islas vecinas

la immunidad le atacó.

No les vino muy despacio,

dicen que en “Auto” llegó,

(modelo T linfocitos),

y a todas las despachó!

 

Nunca se desacataron

pero le comenzó a atacar

la inmunidad que protege

y nos da seguridad

¡mandándoles linfocitos

y anticuerpos anti-GAD!

 

Llorando los dejo hoy

sepultada en mis islotes

recordando viejos tiempos

que cumplía mi jornada,

no fue mi culpa, señores,

y me voy…betagotada!

 

El Dr. Arturo R. Rolla (Figura 1), nació en Corrientes y se graduó como Médico en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Córdoba (Argentina). Inició su Residencia en Medicina Interna en el Mercy Catholic Medical Center en Philadelphia, y la completó en el New England Deaconess Hospital de Boston, donde fue Jefe de Residentes, y realizó un Fellow en Endocrinología y Metabolismo en la Clínica Joslin de Diabetes, en Boston, donde fue Jefe de Fellows.

Actualmente es Endocrinólogo Consultor en el Centro Médico Beth Israel Deaconess, y Profesor Clínico Asistente en Medicina Interna del Harvard Medical School y de la Tufts University School of Medicine, en Boston. Es miembro de la Asociación Americana de Diabetes, de la Federación Internacional de Diabetes, de la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos, y de la Sociedad Médica de Massachusetts.

Ha publicado numerosos artículos y capítulos de libros en el campo de la diabetes y de la endocrinología. Es revisor de manuscritos de numerosas revistas, incluyendo el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, Endocrine Practice, Archives of Internal Medicine, Diabetes Care, New England Journal of Medicine, Latin American Diabetes Association Bulletin, Journal of the American Association of Gynecologic Laparoscopists, y Evidence-Based Medicine.

El Dr. Rolla también es un revisor de libros para el New England Journal of Medicine, y de artículos para el American College of Physicians Journal Club. Sus intereses profesionales incluyen diabetes, obesidad, cáncer de tiroides, síndrome de Klinefelter y hemocromatosis. Ha recibido premios por ser el Mejor Maestro Clínico de la Universidad de Harvard, y es Profesor Honorario de varias Escuelas de Medicina en el mundo.

Estuvo nuevamente en nuestro Hospital Británico (como el 19 de abril del 2013), el 6 de julio del 2015 brindando una conferencia titulada “De obesidad a diabetes de tipo 2. Falla y fatiga de la célula beta” y finalizó con el relato de su Lamentango “La betagotada. Lamento insular en tiempo de Tango”, expuesto por primera vez en el Congreso de la ALAD 2013 en Cancún, México (lo que originó esta Carta al Editor) y nuevamente, como hiciera en 2013, se escuchó su Payadencia “Güeso como fierro” y el “Chamamé bacteriano” acompañado en guitarra por el Guitarrista Carlos Pino Enríquez (Figura 2).

Este artículo no contiene material bibliografico

Autores

Arturo Rolla
Hospital Británico de Buenos Aires.

Autor correspondencia

Arturo Rolla
Hospital Británico de Buenos Aires.

Correo electrónico: info@publat.com.ar

Para descargar el PDF del artículo
La betagotada – Lamentango Lamento insular en tiempo de tango

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Revista Fronteras en Medicina, Volumen Año 2015 Num 03

Haga click aquí

Auspicios

Titulo
La betagotada – Lamentango Lamento insular en tiempo de tango

Autores
Arturo Rolla

Publicación
Revista Fronteras en Medicina

Editor
Hospital Británico de Buenos Aires

Fecha de publicación
01-09-2015

Registro de propiedad intelectual
© Hospital Británico de Buenos Aires

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.

Auspicios


Hospital Británico de Buenos Aires
Perdriel 74 (1280AEB) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | Argentina | tel./fax (5411) 4309 - 6400 | e-mail info@hospitalbritanico.org.ar | www.hospitalbritanico.org.ar

Hospital Británico de Buenos Aires | ISSN 1851-3646 | ISSN digital EN TRAMITE

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión 2.2.1.3 ST